La rotura de un diente es un problema con el que nos podemos encontrar en cualquier momento y sin previo aviso, ya que un simple golpe o incluso un deterioro de la pieza pueden dar lugar a un desprendimiento que puede ser parcial o completo. Por ello vamos a explicar las principales formas de rotura con las que nos podemos encontrar, así como los tratamientos para su reparación más idóneos en función del tipo de rotura.

Cómo se rompe un diente

Los dientes tienen unas cualidades que los hacen muy resistentes tanto al paso del tiempo como al uso y por supuesto también a los pequeños golpes.

Sin embargo, hay ocasiones en las que el golpe es más fuerte de lo debido o, incluso, algún pequeño deterioro puede ir evolucionando y con el paso de los años acabar convirtiéndose en una rotura.

De esta manera, la mejor forma de evitar la rotura es lógicamente no dándoles ningún golpe, algo que es difícil de prevenir, pero sobre todo, lo que sí es importante es realizar revisiones con cierta regularidad para que de esta forma, el dentista pueda determinar si existe algún deterioro de pueda facilitar la rotura del diente de cara al futuro, procediendo de esta forma a su corrección antes de que ocurra.

Es importante diferenciar si se trata de una rotura parcial o total:

  • Rotura parcial del diente: se fractura tan sólo una parte de la pieza.
  • Rotura total del diente: es lo que se conoce como avulsión dental, e implica que la pieza se desprende del alveolo.

Tratamientos para su reparación

En el caso de que se rompa un diente, es importante intentar recuperar la pieza o trozo para llevar a cabo su recolocación.

Se deberá limpiar bien y guardar en una gasa, salvo si se trata de una rotura total, en cuyo caso lo recomendable es introducir el diente en un vaso de leche.

También se deberá contener la hemorragia apretando en la zona con una gasa, y sobre todo deberemos acudir de urgencia al dentista, ya que cuantos más minutos pasen, más posibilidades de recuperación habrá.

En cuanto a la reconstrucción, dependiendo de la gravedad, se procederá de forma diferente:

  • Rotura leve: se procede a la reconstrucción con composite.
  • Rotura moderada: si el nervio está afectado, se llevará a cabo una endodoncia para colocar una carilla o corona.
  • Rotura severa: si la rotura está por debajo de la encía, habrá que extraer el resto del diente y se colocará un implante.