Son muchos los pacientes que requieren una prótesis dental, ya sea que hayan perdido uno o más dientes a causa de accidentes o enfermedades dentales. En éste sentido, cada día son más las personas que acuden a las clínicas dentales en busca de información acerca de las prótesis dentales y es que en esa materia, la Odontología ha avanzado mucho.

Es importante que sepas que hoy día existen muchas opciones de dentadura postiza que han mejorado la calidad de vida de un sinnúmero de personas, pues al reemplazar sus dientes perdidos, han podido volver a comer, hablar y reír de forma natural. Así que si estás buscando información al respecto, has llegado al sitio correcto, aquí encontrarás lo que necesitas.

¿Qué son las prótesis dentales?

Son creaciones artificiales que sustituyen los dientes naturales de las personas. Se requieren para restaurar piezas dentales o sustituirlas cuando el diente se ha perdido por completo.

La prótesis siempre se crea de manera que sea lo más parecido posible a los dientes naturales del paciente, de manera que no se note mientras el paciente la usa.

Tipos de prótesis dentales

Existen 4 tipos de prótesis dentales, a continuación te hablamos de cada una de ellas:

1. Removibles: Es cuando la prótesis se puede quitar y poner.
2. Fijas: Son aquellas dentaduras, que son permanentes en la cavidad bucal.
3. Completas: Aquellas que sustituyen todos los dientes.
4. Parciales: Son elaboradas cuando falta una o varias piezas dentales.

Para saber cuál es el tipo de prótesis que necesitas, tu dentista en Fuenlabrada debe evaluarte y determinar el estado de tus dientes, así que no dejes de consultarle antes de tomar cualquier decisión.

Cuidados de las prótesis dentales

Si ya cuentas con una prótesis dental, recuerda tener en cuenta las siguientes recomendaciones para su cuidado:

1. Higiene bucal profunda tres veces al día, después de cada comida.
2. Usar pasta dental baja en flúor para evitar el daño de la cerámica de la dentadura postiza.
3. Asear muy bien la zona entre la prótesis y las encías, ya que ahí se acumula comida y bacterias.
4. Usar hilo dental regularmente.